¿Tienes dudas?
93 580 81 32
De Lunes a Viernes de 9:00h a 17:00h
+34 600 401 095
De Lunes a Viernes de 9:00h a 17:00h
Carrito
Vacío


Publicado el 26 Abr 2019

Escrito por Carles Valls
Con la venta de los libros impresos el autoeditor obtiene una serie de ingresos y dependiendo de cómo se consideren dichos ingresos variará su consideración desde el punto de vista fiscal. 
Por una parte,  encontramos los llamados rendimientos de trabajo que serían “contraprestaciones o utilidades, cualquiera que sea su denominación o naturaleza, dinerarias o en especie, que deriven, directa o indirectamente, del trabajo personal o de la relación laboral o estatutaria y no tengan el carácter de rendimientos de actividades económicas”.  
 
Así, se establece expresamente que tendrán la consideración de rendimientos del trabajo “los rendimientos derivados de la elaboración de obras literarias, artísticas o científicas siempre que se ceda al derecho de explotación.”
Por consiguiente, los ingresos del escritor serán rendimientos de trabajo cuando el escritor ceda la explotación de su obra a una editorial y no tendrá que estar de alta en el RETA  (Régimen Especial de Autónomos).
 
En cambio, los ingresos del autor-editor, que no están vinculados a ninguna editorial,  se considerarán rendimientos de actividad económica RAE (Real Academia Española) y es exigible, si su actividad de escritor es habitual, que esté de alta en el RETA, además de liquidar cada año el IRPF.
 
printcolor-venta-libros-autoeditor 
Publicado el 05 Abr 2019

Escrito por Carles Valls
Los escritores son trabajadores autónomos y  están sujetos al RETA (Régimen Especial de Trabajadores Autónomos), tal como lo establece expresamente la propia Seguridad Social, ya que está derogado el anterior régimen especial de escritores de libros.
 
Por todo ello,  el escritor forma parte del régimen especial de trabajadores autónomos  donde se entiende como trabajador por cuenta propia o autónomo “aquel que realiza de forma habitual, personal y directa una actividad económica a título lucrativo, sin sujeción por ella contrato de trabajo  y aunque utilice el servicio remunerado de otras personas”.
 
Sin embargo, no todos los escritores están obligados a estar de alta como trabajadores autónomos. Solamente, serían los escritores profesionales o aquellos que se dedican habitualmente a esta actividad imprimen libros habitualmente quienes tendrían de darse de alta en el Régimen Especial de Autónomos.  Así, según criterios orientativos de  la Seguridad Social, los escritores profesionales serían aquellos que tuviesen publicados más de cinco libros o que obtengan en concepto de derechos de autor más de novecientos euros, por la venta e impresión de libros.
 
Por tanto, un escritor que no viva de la escritura, que se gane la vida con otro trabajo, por ejemplo, el caso de aquel autor-editor que esporádicamente publica un libro al año y no obtiene grandes beneficios de la venta de los libros impresos, no estaría obligado a estar de alta en la Seguridad Social como trabajador autónomo.
imprimir-libros-printcolor-imprenta-escritor
Publicado el 22 Mar 2019

Escrito por Carles Valls
¿Te gustaría ver tu libro impreso en una librería de un centro comercial o en la estantería de una popular librería? Esto es posible gracias a la distribuidora de libros que trabajan con este tipo de puntos de venta, pero distribuir tu libro no te va a salir gratis.
 
Si contratas a una distribuidora tradicional esta se llevará un alto porcentaje del libro. La cifra que reciba la distribuidora pondría rondar entre el 25% y el 35% del PVP del libro. A todo esto hay que sumarle el porcentaje que se lleva la librería, que puede variar entre el 30% y el 35%, siempre que no sea un gran centro comercial.
 
Por tanto, si se contrata la distribución de los libros impresos, además de la comisión de la comisión de la librería y sumados los costes de edición, impresión, etc. los beneficios se reducen muchísimo, y tampoco es cuestión de no ganar casi nada de la venta de tu libro.
 
Es por ello, que el editor ha de valorar si vale la pena o no contratar una distribuidora de libros o tal vez es mejor intentar distribuirlos uno mismo a las librerías, si éstas aceptan trabajar sin distribuidora.
Por otra parte, si bien es cierto que con la impresión digital de libros se imprimen tiradas cortas, la distribuidora, por regla general, va a fijar  la entrega de un número mínimo de ejemplares, la mayoría de las cuales van a quedar en depósito en su almacén, y esa cantidad de ejemplares no suele bajar de 100 / 500 libros impresos en muchos casos.
 
distribuir-libros-printcolor-impresion-pod-vender-libros-imprenta-de-libros
Publicado el 15 Mar 2019

Escrito por Carles Valls / Laura Vega
Una de las grandes ilusiones de un autor cuando publica e imprime libros, es verlo en el escaparate de una famosa librería. La realidad es que no es nada fácil que un libro, si es de un autor-editor,  pueda ganarse un espacio en una estante, en un mostrador de una librería conocida, codeándose con best sellerslibros de autores y editoriales conocidas.  No es sencillo convencer a un librero, que mira por el negocio,  que acepte tu libro y piense que va a vender muchos ejemplares y,  en las grandes librerías, el “no” casi está garantizado.
 
Para empezar, no vayas a librerías como La Casa del libro, El Corte InglesFnac, etc., porque va a ser bastante difícil conseguir que se queden tus libros impresos. Las grandes librerías trabajan casi siempre con distribuidoras y editoriales
 
Sin embargo, un autor tiene que tener ánimo de recorrer las pequeñas librerías de su ciudad, ofrecerles siempre posibilidades de negocio con la venta de tu libro, si ven que pueden obtener beneficios y es bueno para los dos, acabarán cediendo a quedarse los libros impresos. Si te conocen como cliente mejor.
Una vez la librería acceda a vender los libros impresos, envía a tus lectores, amigos, familiares.. a comprar tu libro a esa librería, de esta manera el librero estará encantado por las ventas y te solicitará más ejemplares. Pudes pactar firmas de libros y diferentes eventos para la promoción de tu libro impreso.
 
Debes saber:
  • El porcentaje habitual  que se quedará la librería por  la venta es de un 30% del precio del libro.
  • Siempre es recomendable que un autor cuente, al menos, con una librería física donde un potencial lector pueda acercarse y hojear tu libro impreso, aunque prefieras venderlo por internet.
printcolor-imprimir-vender-libreria-imprenta-de-libros
 
Publicado el 08 Mar 2019

Escrito por Carles Valls
Los metadatos  son datos del libro como el título, autor, editorial, sinopsis, etc. que describen el libro y  facilitan su búsqueda cuando decides imprimir libros y así venderlos.  Estos metadatos se utilizan para ayudar al lector a encontrar el tipo de libro que busca y a los vendedores y distribuidores a comercializarlos. Gracias a los metadatos el libro es localizable en Internet y por los libreros.

El agregador de metadatos más conocido en nuestro país es DILVE (Distribuidor de información de libro español de venta). DILVE es una plataforma que permite la gestión y distribución de información bibliográfica y comercial del libro (metadatos) de forma centralizada y normalizada. Utiliza el estándar internacional ONIX (XML), pero permite cargar y extraer datos en otros formatos y transformarlos posteriormente a ONIX.

El acceso a este agregador tiene un coste económico y previamente el autor-editor o, en su caso, la editorial ha de tener tramitado el ISBN.  Se trata de una plataforma para todos los profesionales de la cadena del libro como editores, libreros, distribuidores, bibliotecarios, tiendas en línea, webs de libros y lectura,  medios de comunicación, etc.
 
dilve-distribucion-libros-printcolor-imprenta
 
Publicado el 28 Feb 2019

Escrito por Carles Valls
La página de créditos es una información insertada en una de las páginas del inicio del libro impreso que contiene datos sobre el autor, título de la obra, año y número de edición, ISBN, Depósito legal, Copyright, editorial y lugar de impresión.

En nuestro país no hay ninguna ley que obligue a que los libros impresos publicados tengan esta página de créditos, pero en los libros impresos puestos a la venta aparece con más o menos detalle. Generalmente la ubicación de la página de créditos  es después de la portadilla donde aparece el título del libro, en el anverso de dicha página.
 
 resource/hoja-de-creditos-imprimir-libros-printcolor
 
Por otra parte, si has de entregar ejemplares de tu libro impreso a la oficina del Depósito legal, te pueden requerir que tu libro contenga una página de créditos donde figure el número de Depósito legal que te han asignado.

Finalmente comentar que al final de la página de créditos aparece un pie con los datos de la imprenta, donde se indica quién ha realizado la impresión del libro, el domicilio de la imprenta y el país donde se ha imprimido el libro.

Por ejemplo,
Impreso por Fullcolor Printcolor, S.L.
Ctra de Mollet a Sabadell Km 4,3 Pol Ind. Can Vinyals, Nave 18 
08130 Santa Perpétua de Mogoda (Barcelona) 
Impreso en España – Printed in Spain
Publicado el 22 Feb 2019

Escrito por Carles Valls
Cuanto más datos haya sobre tu libro impreso, más fácil será que lo encuentre el lector. Por eso, para facilitar la búsqueda de tu libro existen los llamados metadatos.
Los metadatos son datos que identifican y definen tu libro impreso, que permiten catalogarlo y facilitar su distribución en las librerías físicas y digitales. Así, los metadatos son una especie de etiqueta para que los libreros y los lectores localicen tu libro impreso y así comprarlo.

En el caso de un libro impreso, los metadatos básicos serían el título y subtítulo, autor, traductor, sinopsis, idioma, año de publicación, ISBN, formato del libro, palabras clave y los códigos BIC o BISAC para clasificarlo por su materia. 

Los metadatos deben incluirse en las fichas del libro que el autoeditor o la editorial  deben facilitar a las librerías online para la venta del libro impreso. Así, por ejemplo, en Casa del Libro, Amazon, Google Play, Kobo, Ibooks hay que completar determinados metadatos para vender el libro en su tienda. Gracias a los metadatos, los motores de búsqueda de Internet pueden encontrar el título de tu libro entre los millones que se encuentran en Internet.

Comentar que la plataforma DILVE, que se encarga de la gestión y distribución de información bibliográfica y comercial de libros, te permite completar todos los metadatos de tu libro siempre que tu libro impreso ya tenga ISBN.

En conclusión, sin metadatos tu libro es invisible y, por tanto, sea a través de la librería o por Internet, debe contar con metadatos para que no solo lo encuentren sino que lo descubran aquellos lectores que no sabían nada de él pero les puede interesar y comprar tu libro impreso.
 
metadatos-vender-libros-printcolor-imprenta
 
Publicado el 15 Feb 2019

Escrito por Carles Valls
A la hora de escribir tu obra  e imprimir tu libro, para enriquecer su contenido muchas veces te gustaría añadir una cita con un fragmento de un texto, una frase, etc. y tienes dudas de si necesitas tener la autorización del autor.

Una cita, según la Ley de Propiedad Intelectual, es la inclusión en una obra propia de
fragmentos de obras ajenas y existe un derecho a realizar una cita.
Así, el derecho de cita permite incluir fragmentos de otras obras ajenas, en este caso, de
naturaleza escrita, siempre y cuando se cumplan los siguientes requisitos:
  •  La obra citada debe haber sido divulgada.
  •  El propósito de su uso es para fines docentes o de investigación;
  •  Su uso ha de ser justificado en el contexto de la obra;
  •  Se debe indicar la fuente y el autor de la misma.
  •  La obra citada no debe ser alterada.
Por consiguiente, no se necesita la autorización del autor de la obra citada, siempre que se
cumplan los requisitos anteriores. Y si no es así, se debe solicitar la autorización del autor o del
titular de los derechos de autor, por ejemplo, una editorial.

 
Por otra parte, a la hora de realizar la cita en tu obra, tienes que entrecomillar el texto citado e
indicar su autor
. También has de incluir su fuente a través de una nota en la página o en la
biografiaría.
 
imprimir-libro-autor-printcolor-escritor
Publicado el 31 Ene 2019

Escrito por Carles Valls / Laura Vega
La distribuidora se encarga de suministrar los libros desde la editorial al punto de venta donde el público puede adquirir los libros impresos. Esta  se encarga del transporte de los libros y de mantener una relación comercial con las librerías con las que colabora.  
 
Así, la distribuidora sirve de enlace entre editores y libreros y será quien lleve los libros impresos a la librería y recoja los ejemplares que no son vendidos en la librería. Todo esto supone que el editor dependa de la distribuidora en cuanto a la relación con sus clientes, las librerías, y de cobrar las facturas de la venta de los libros impresos.
 
El modelo de distribución más habitual entre las editoriales tradicionales es aquel en que el editor envía al almacén de la distribuidora todas sus novedades de libros impresos. El distribuidor informará de las novedades a los libreros y, si tienen interés en vender algunos títulos, les enviará las obras solicitadas.
 
Generalmente, en el contrato de distribución la editorial le factura a la distribuidora por los libros impresos que envía, con un vencimiento a 90 y 120 días, y con derecho a devolución de los libros  impreos no vendidos.
 
En la actualidad, con la impresión bajo demanda (PoD), el autor / editor tiene más facilidad para la distribución. En Printcolor dispones de la calculadora de Imprimir bajo demanda tus libros uno a uno a uno, de está manera controlaras las ventas de tu libro sin tener que pagar de más. 
 
resource/distribuir-libros-printcolor-impresion-pod

 
Publicado el 18 Ene 2019

Escrito por Carles Valls
Cualquier autor  ha de tratar de conseguir todos los beneficios de explotación de su libro impreso, sea  de una forma directa con la venta de los derechos de su libro  o de una forma indirecta cuando esta se utiliza comercialmente por terceros.  Para defender su derechos y gestionarlos existe la  Sociedad General de Autores y Editores (SGAE)

La SGAE es una entidad privada dedicada a la defensa y gestión colectiva de los derechos de propiedad intelectual de sus  socios. Dentro del colectivo de los creadores hay los músicos de todos los géneros y estilos, autores de obras audiovisuales, argumentistas, guionistas y directores  dramaturgos y coreógrafos, tal como se especifica en su página web (www.sgae.es). 

De acuerdo con  la Ley de Propiedad Intelectual, la  “SGAE tiene encomendada la defensa y gestión de los derechos de las obras de sus socios, autores y editores. Por esto, nuestra misión fundamental es proteger y repartir la remuneración de nuestros asociados por la utilización comercial de sus obras (comunicación pública, reproducción, distribución, transformación y copia privada) y la gestión de licencias entre los clientes para su uso”, tal como lo describe en su web. 

La  SGAE garantiza la protección de la obra, le hace partícipe de la gestión de sus derechos y se compromete a “un reparto justo y transparente” de la remuneración. Cualquier creador de música, audiovisual, de artes escénicas o editor musical puede darse de alta como socio.

Si bien es cierto que se trata de obras audiovisuales las que protege la SGAE, lo cierto es que muchos autores que publican su libro pueden  adjuntar con el libro un DVD, CD, vídeo u otro soporte audiovisual que puede protegerse a través de la SGAE.
 
Publicado el 11 Ene 2019

Escrito por Carles Valls
Si eres autor de un libro impreso y quieres percibir unos ingresos extras de tu libro, que no sean los derivados de las ventas de ejemplares, puedes asociarte al Centro Español de Derechos Reprográficos (CEDRO) y beneficiarte de su gestión. La adhesión en CEDRO no implica el pago de ninguna cuota ni la cesión de derechos de tu obra. CEDRO se encarga de defender y gestionar de forma colectiva los derechos de propiedad intelectual que se derivan de la utilización secundaria (reproducción, distribución, comunicación pública y transformación) de estas publicaciones.
 
Comentar que La Ley de Propiedad Intelectual reconoce una serie de derechos de carácter patrimonial a los titulares de derechos que son de gestión colectiva obligatoria, en este caso de CEDRO. De los derechos patrimoniales gestionados por  CEDRO destacamos lo siguientes como el derecho de compensación por copia privada, el dereho de remuneración por copias digitales en universidades y el derecho de remuneración por préstamo público.
 
Así, por una parte, el derecho de compensación por copia privada se refiere a la realizada por fotocopias, para uso privado, no comercial, como sería el caso de las fotocopias de libros académicos que  hacen los estudiantes para preparar los exámenes.
 
Por otra parte, también hay el derecho de remuneración por copias digitales en universidades que se refiere a la reproducción de las obras o puesta a disposición de las mismas a los estudiantes por los centros universitarios.
 
Finalmente, también hay un derecho de remuneración por préstamo público que es el relativo al préstamo de la obra por las bibliotecas.
 
Aunque de todo lo que recauda CEDRO por estos derechos patrimoniales te corresponde un porcentaje pequeño, que varía según la cantidad de obras que hayas publicado, es un ingreso más que recibes, periódicamente, sin necesidad de vender ningún libro, ni tener muchos lectores.
 
derechos-de-autor-cedro-printcolor
Publicado el 04 Ene 2019

Escrito por Carles Valls
Escribir, corregir, maquetar el libro, diseñar la portada, etc. Un autor-editor no siempre tiene el talento, ni la capacidad, ni el tiempo para llevar a cabo todas las tareas con éxito para publicar un libro. Por este motivo es aconsejable externalizar estas tareas a terceros como puede ser un maquetador, un diseñador de la portada, un corrector, etc.  Al no contar con el equipo técnico de una editorial se ve obligado a pagar los servicios de estos profesionales. Eso sí,  se asegura una calidad profesional en la edición de su libro, que no tendrá nada que envidiar a los publicados por una editorial.

Así, el autor ha de encargar estos trabajos de edición a una serie de profesionales que, en principio, deberían emitir la factura correspondiente por sus servicios.  Para que puedan facturar estos profesionales tienen que estar de alta como empresarios o profesionales  a través del modelo 037. Sin embargo, no tienen porque estar obligados a estar de alta como autónomos, siempre que no realicen una actividad profesional, de forma habitual y directa lucrativa y que los ingresos no rebasen  la cantidad fijada por el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM) que establece un tope anual (14 pagas) de  7.519,59 € y mensual de 537,84 € en el 2018.

Por otra parte, en el caso de que estos colaboradores en la autoedición de libro no estén de alta como profesionales, entonces, pueden emitir un recibo por la retribución percibida en los que se aplica la retención del 15% de IRPF y el IVA correspondiente, a no ser que esté exenta la actividad. Los recibos se diferencian de las facturas en que falta la denominación “factura” y falta el número.
 
autoeditor-imprimir-libros-printcolor
Publicado el 28 Dic 2018

Escrito por Carles Valls
De acuerdo con la Agencia del ISBN existen dos tipos de ISBN diferentes. Por una parte,  tenemos el ISBN para editoriales y, por otra parte, el ISBN para el autor-editor.
En relación al ISBN para editoriales, los editores han de solicitarlo para los libros impresos que publican en su catálogo editorial. La editorial ha de acreditar su alta como editorial con la copia del formulario 036 de la Agencia Tributaria con el epígrafe 476.1 (edición de libros). Una vez registrada y recibidos los códigos ISBN, la editorial dispone de sistemas telemáticos para comunicar sus altas del ISBN a través del  Registro del ISBN o de DILVE.

Por otra parte, el ISBN  para un autor-editor es para aquel autor que decide autopublicarse, tal vez para publicar su primer libro, y quiere disponer del ISBN. Hemos de recordar que el ISBN no es obligatorio y  que solo tiene sentido conseguirlo si se va a poner a la venta el libro impreso, especialmente, en librerías,  ya que el coste de cada prefijo del ISBN no es barato y, por cierto, mucho más elevado que si lo solicitas una editorial. 

También es importante indicar que no es suficiente en comprar un solo ISBN para tu libro, ya que si cambias de formato, por ejemplo, tienes el libro en tapa dura  y lo imprimes libros en tapa blanda, necesitas otro ISBN diferente, igual que si lanzas una nueva edición del libro. Igualmente necesitas otro ISBN si quieres que esté en formato electrónico. Por consiguiente, te has de gastar un dineral en varios ISBN para un único libro. Eso sí, tienes la ventaja que si tu libro impreso cuenta con ISBN será catalogado por la Agencia y estará incluido en la Base de datos de libros editados en España (MECD).

En conclusión, si eres autor-editor y tu libro lo vas a vender en presentaciones, a través de tu blog y no estará presente en librerías no vale la pena solicitar el ISBN, ya que no es imprescindible y te ahorras un dinero que puedes destinar a pagar la impresión de los ejemplares, en la promoción, etc.
 
Publicado el 14 Dic 2018

Escrito por Carles Valls
De acuerdo con la Agencia del ISBN no hay que cambiar el ISBN si se modifica el precio del libro impreso.  En este caso habrá que comunicar a la Agencia del ISBN el nuevo precio para que actualice la base de datos de ISBN del libro.

Así, puede ocurrir que a la hora de dar de alta el libro con el ISBN se establezca un precio fijo y luego por motivos comerciales,  decidamos cambiar el precio.  Un tema diferente sería que a ese precio fijo se apliquen luego descuentos, ofertas, promociones que no afectan al precio fijado según los datos de ISBN  del libro.

Por otra parte,  a la hora de fijar el precio del libro hemos de tener en cuenta los beneficios por  los libros vendido. Para un autor-editor  que venda en una librería  el porcentaje que se queda esa librería puede ser de un 30%  del importe del libro y, en caso de que cuente con una distribuidora de libros puede llegar a un porcentaje total del 60% del precio de libro. Por ello, a veces lo mejor es la venta directa a través de las presentaciones, el blog o alguna librería online. En cualquier caso, lo más fácil para establecer el precio de libro es guiarse por el precio de un libro de características similares.
 
resource/imprimir-mi-libro-printcolor-isbn-editorial.jpg
Publicado el 07 Dic 2018

Escrito por Carles Valls
El ISBN es un número internacional que identifica  las características de cada libro impreso. En nuestro país es la Agencia del ISBN  (https://agenciaisbn.es) quien  asigna y concede el ISBN a los libros de las editoriales y a los autores-editores que lo soliciten. Ese número ISBN del libro no tiene porque caducar, es para siempre y, en principio, no hay que renovarlo cada cierto tiempo para mantenerlo.  

Sin embargo, el hecho de que el libro tenga su ISBN y esté presente en la base de datos de publicaciones del ISBN,  no significa que haya ejemplares disponibles de la obra, que todavía se comercialice y, por tanto, puede ocurrir que ya no sea posible conseguir un libro impreso de esa obra.  En definitiva, que ese libro con ISBN ya no se venda más.

Por otra parte, siempre tiene la opción el editor o el autor-editor de volver a reimprimir la obra, hacer otra impresión del libro manteniendo el mismo ISBN.  En cambio, si se cambia el formato o tamaño del libro no podrá utilizar el mismo ISBN y tendrá que pedir otro nuevo ISBN para ese nuevo formato.
 
libro-isbn-imprimir-mi-libro-printcolor
Publicado el 09 Nov 2018

Escrito por Carles Valls
La  respuesta es afirmativa, ya que  si imprimo una nueva edición del libro, por ejemplo la segunda edición, tengo que renovar el depósito legal y  solicitar otro número de depósito legal.  Así, cada edición del  libro tendrá un número de depósito legal diferente.

Por una parte, no hay que confundir lo que sería la “reimpresión del libro”, o sea, volver a hacer una tirada del libro, donde  el libro que se imprime es exactamente igual, con lo que  sería propiamente una  “reedición del libro”, o lanzar una nueva edición del libro, en el que se modifica la obra anterior y  se imprime por primera vez.

En conclusión,  si reimprimos un libro, volviendo a imprimir la misma edición del libro, no tenemos la obligación de pedir otro número de depósito legal , ni de  realizar otra entrega de ejemplares de la obra, ya que  conservará el mismo número de depósito legal.

En cambio, si lanzamos una nueva edición, entonces reeditamos el libro, y este libro tendrá  otro número de depósito legal, además de  necesitar otro número  ISBN.  
Finalmente,  comentar que nos referimos a la “reedición” cuando hay modificaciones sustanciales del libro  (de  la portada, del contenido, con nuevos capítulos, etc.)  y no se trata sólo de  meras correcciones ortográficas, de diseño, etc. , ya que estas no suponen una nueva edición del libro, aunque los libros imprimidos sean ligeramente modificados.
 
REIMPRIMIR-MI-LIBRO-PRINTCOLOR-DEPOSITO-LEGAL
 
Publicado el 05 Nov 2018

Escrito por Carles Valls
Si quieres vender tu libro impreso en librerías, por internet, etc es recomendable que tenga ISBN, pero si los libros no se van a poner a la venta, no necesitan el ISBN.
Dentro de las lista de publicaciones que llevan consigo ISBN  encontramos las obras monográficas impresas ( libros impresos ),  y las publicaciones monográficas electrónicas (el caso de los libros electrónicos).

Sobre los libros electrónicos, estos también necesitan ISBN para formar parte del circuito comercial, pero al igual que el ISBN de los libros impresos, no es necesario si no se van a poner a la venta.

Por otra parte, una duda que puede tener el autor de un libro es si necesita que cada libro tenga un ISBN diferente en el caso de que esté en formato impreso y también en formato electrónico.
La Agencia del ISBN establece que es necesario un ISBN diferente para cada formato. Así, si se trata de un libro impreso en tapa dura y rústica cada uno de ellos tienen que tener su número de ISBN diferente.

Por otro lado, la Agencia tambien señala que si publico en dos o más formatos diferentes un libro electrónico (por ejemplo, ePub y PDF) han de  asignarles números ISBN distintos, ya que cada formato de una publicación electrónica que se publica y está disponible por separado debe tener un ISBN único. 

En conclusión, antes de imprimir tu libro, si vas a venderlo te aconsejo que vayas a la Agencia ISBN y solicites tu número ISBN, al menos para los libros impresos y, más adelante, ya decidirás también si te interesa dar de alta el ISBN para el formato electrónico.
 
libro-papel-libro-digital-printcolor.jpeg


Página anterior   
1 | 2 | 3
   Página siguiente
ATENCIÓN
AL CLIENTE
93 580 81 32
De Lunes a Viernes de 9:00h a 17:00h
+34 600 401 095
De Lunes a Viernes de 9:00h a 17:00h