¿Tienes dudas?
93 580 81 32
De Lunes a Viernes de 9:00h a 18:00h
+34 600 401 095
De Lunes a Viernes de 9:00h a 18:00h
Carrito
Vacío


Publicado el 14 Dic 2018

Escrito por Carles Valls
De acuerdo con la Agencia del ISBN no hay que cambiar el ISBN si se modifica el precio del libro.  En este caso habrá que comunicar a la Agencia del ISBN el nuevo precio para que actualice la base de datos de ISBN del libro.

Así, puede ocurrir que a la hora de dar de alta el libro con el ISBN se establezca un precio fijo y luego por motivos comerciales,  decidamos cambiar el precio.  Un tema diferente sería que a ese precio fijo se apliquen luego descuentos, ofertas, promociones que no afectan al precio fijado según los datos de ISBN  del libro.

Por otra parte,  a la hora de fijar el precio del libro hemos de tener en cuenta los beneficios por  los libro vendido. Para un autor-editor  que venda en una librería  el porcentaje que se queda esa librería puede ser de un 30%  del importe del libro y, en caso de que cuente con una distribuidora de libros puede llegar a un porcentaje total del 60% del precio de libro. Por ello, a veces lo mejor es la venta directa a través de las presentaciones, el blog o alguna librería online. En cualquier caso, lo más fácil para establecer el precio de libro es guiarse por el precio de un libro de características similares.
 
resource/imprimir-mi-libro-printcolor-isbn-editorial.jpg
Publicado el 07 Dic 2018

Escrito por Carles Valls
El ISBN es un número internacional que identifica  las características de cada libro. En nuestro país es la Agencia del ISBN  (https://agenciaisbn.es) quien  asigna y concede el ISBN a los libros de las editoriales y a los autores-editores que lo soliciten. Ese número ISBN del libro no tiene porque caducar, es para siempre y, en principio, no hay que renovarlo cada cierto tiempo para mantenerlo.  

Sin embargo, el hecho de que el libro tenga su ISBN y esté presente en la base de datos de publicaciones del ISBN,  no significa que haya ejemplares disponibles de la obra, que todavía se comercialice y, por tanto, puede ocurrir que ya no sea posible conseguir un ejemplar de esa obra.  En definitiva, que ese libro con ISBN ya no se venda más.

Por otra parte, siempre tiene la opción el editor o el autor-editor de volver a reimprimir la obra, hacer otra tirada del libro manteniendo el mismo ISBN.  En cambio, si se cambia el formato o tamaño del libro no podrá utilizar el mismo ISBN y tendrá que pedir otro nuevo ISBN para ese nuevo formato.
 
libro-isbn-imprimir-mi-libro-printcolor
Publicado el 09 Nov 2018

Escrito por Carles Valls
La  respuesta es afirmativa, ya que  si imprimo una nueva edición del libro, por ejemplo la segunda edición, tengo que renovar el depósito legal y  solicitar otro número de depósito legal.  Así, cada edición del  libro tendrá un número de depósito legal diferente.

Por una parte, no hay que confundir lo que sería la “reimpresión del libro”, o sea, volver a hacer una tirada del libro, donde  el libro que se imprime es exactamente igual, con lo que  sería propiamente una  “reedición del libro”, o lanzar una nueva edición del libro, en el que se modifica la obra anterior y  se imprime por primera vez.

En conclusión,  si reimprimos un libro, volviendo a imprimir la misma edición del libro, no tenemos la obligación de pedir otro número de depósito legal , ni de  realizar otra entrega de ejemplares de la obra, ya que  conservará el mismo número de depósito legal.

En cambio, si lanzamos una nueva edición, entonces reeditamos el libro, y este libro tendrá  otro número de depósito legal, además de  necesitar otro número  ISBN.  
Finalmente,  comentar que nos referimos a la “reedición” cuando hay modificaciones sustanciales del libro  (de  la portada, del contenido, con nuevos capítulos, etc.)  y no se trata sólo de  meras correcciones ortográficas, de diseño, etc. , ya que estas no suponen una nueva edición del libro, aunque los libros imprimidos sean ligeramente modificados.
 
REIMPRIMIR-MI-LIBRO-PRINTCOLOR-DEPOSITO-LEGAL
 
Publicado el 05 Nov 2018

Escrito por Carles Valls
Si quieres vender tu libro en librerías, por internet, etc es recomendable que tenga ISBN, pero si los libros no se van a poner a la venta, no necesitan el ISBN.
Dentro de las lista de publicaciones que llevan consigo ISBN  encontramos las obras monográficas impresas ( libros impresos ),  y las publicaciones monográficas electrónicas (el caso de los libros electrónicos).

Sobre los libros electrónicos, estos también necesitan ISBN para formar parte del circuito comercial, pero al igual que el ISBN de los libros impresos, no es necesario si no se van a poner a la venta.

Por otra parte, una duda que puede tener el autor de un libro es si necesita que cada libro tenga un ISBN diferente en el caso de que esté en formato impreso y también en formato electrónico.
La Agencia del ISBN establece que es necesario un ISBN diferente para cada formato. Así, si se trata de un libro impreso en tapa dura y rústica cada uno de ellos tienen que tener su número de ISBN diferente.

Por otro lado, la Agencia tambien señala que si publico en dos o más formatos diferentes un libro electrónico (por ejemplo, ePub y PDF) han de  asignarles números ISBN distintos, ya que cada formato de una publicación electrónica que se publica y está disponible por separado debe tener un ISBN único. 

En conclusión, antes de imprimir tu libro, si vas a venderlo te aconsejo que vayas a la Agencia ISBN y solicites tu número ISBN, al menos para los obras impresas y, más adelante, ya decidirás también si te interesa dar de alta el ISBN para el formato electrónico.
 
libro-papel-libro-digital-printcolor.jpeg
Publicado el 26 Oct 2018

Escrito por Carles Valls
La obra colectiva es aquella obra que se ha creado bajo la coordinación de un tercero, sea una persona física o jurídica, que la edita y divulga bajo su nombre.  Un ejemplo de obra colectiva sería el el caso de una enciclopedia, donde hay  muchos colaboradores pero nadie firma cada aportación suya, ni aparecen en el libro todos los autores de la misma, ya que la lista podría ser larguísima. 
Por otra parte,  no hay que confundir aquellos profesionales que participan escribiendo partes de la obra, de aquellos otros como diseñadores, correctores, etc, que no son autores de la obra, aunque participan conjuntamente en la creación o edición de la obra colectiva.

La obra colectiva está constituida por la suma de aportaciones de diferentes autores y no es posible separar a cada autor un derecho sobre el conjunto de la obra realizada. Por tanto, cada autor no tiene un derecho de autor de  la parte que ha escrito de la obra, ya que muchas veces esto es imposible de distinguir. Al no poderse determinar la autoría exacta de la obra dentro de su contenido, la explotación de la obra tiene una regulación especial.

En la obra colectiva los derechos patrimoniales o de explotación no son de los autores que colaboran sino del tercero, que es quien coordina la obra, que puede ser una persona física o una empresa, por ejemplo, una editorial. Los autores ceden esos derechos a ese tercero a cambio de una compensación económica, que se acostumbra a establecer en un número fijo de años.  Sin embargo, cada autor conservará los derechos morales, de paternidad de la misma, aunque no se pueda discenir qué parte de la obra les corresponde.

En cualquier caso, para diferenciar si en una obra es de coautoría o colectiva habrá que examinar cual es la cesión de los derechos de autor y el tipo de obra.  Si se trata de enciclopedias, diccionarios, lo más lógico es que se regule como una obra colectiva y no de coautoría.
 
obra-colectiva-libros-imprimir-printcolor
Publicado el 12 Oct 2018

Escrito por Carles Valls
La coautoría de un libro es habitual en muchos de los libros publicados, ya que en su creación han contribuido diferentes personas que también son autores y, por tanto,  partícipes de derechos de autoría,y a la hora de imprimir un libro. Es el caso de la obra denominada “colaborativa” que es aquella en la que varios autores concurren en su realización correspondiendo los derechos de propiedad intelectual en la proporción que todos los autores determinen.
 
Existen diferentes formas de colaboración de los autores en la obra.  Así,  el caso de varias personas que contribuyen a la creación de la obra con aportaciones inseparables  e indistinguibles, sin saber qué parte corresponde a cada uno, por ejemplo, en un diccionario. O, por otro lado,  cuando colaboran con piezas firmadas, por ejemplo, en el caso de una antología de cuentos, etc. 
La duración de los derechos de explotación en las obras en colaboración será setenta años computados desde la muerte o la declaración de fallecimiento del último coautor en el caso de las obras colaborativas.

Para la divulgación, impresión de libros y modificación de la obra se requiere el consentimiento de todos los coautores. Así para divulgar una obra colaborativa será necesario el consentimiento unánime de todos los autores y, si llegado el caso alguno se opusiera, tendrían que intervenir los jueces y tribunales.

Por otra parte y, salvo que se pacte lo contrario, los coautores podrán explotar separadamente su aportación, pero siempre y cuando no cause perjuicio alguno a la explotación de la obra. Así, por ejemplo, el caso de un periodista que decide publicar un artículo suyo en otro libro.

Finalmente también comentar que gracias a internet han surgido numerosos blogs, webs con un contenido que se actualiza continuamente que se han creado con la aportación de un amplio número de autores. Ellos mismos y con ayuda de las tecnologías han ido enriqueciendo, corrigiendo y poniendo al día la obra.  Uno de los ejemplos más destacados es la popular enciclopedia Wikipedia donde miles de autores del mundo se encargan de implementar su contenido.

También es importante destacar aspectos legales de los contratos que están sujetos a obras en colaboración.  En dichos contratos se deberán determinar la aportación de cada una de las partes en la obra, el uso que hará la empresa de dicho contenido, las obligaciones de las partes, la cesión del colaboradores a la empresa de todos los derechos sobre la obra resultante, las condiciones económicas por el encargo realizado, etc. 
 
En cualquier caso, si nos referimos a la autoedición al existir un solo autor no es posible entender que hay una obra colaborativa al existir un solo autor, aunque hayan colaborado terceros.
 
coautoria-libro-publicar-imprimir-libros-printcolor
Publicado el 05 Oct 2018

Escrito por Carles Valls
El famoso símbolo © representa el copyright, que indica que la obra está sujeta a derechos de autor. El titular  de la obra lo puede ser el autor o el cesionario, en caso de que haya cesión de los derechos de explotación del libro, por ejemplo, a una editorial. En la página de créditos que figura en el libro se indicará el nombre del titular, el lugar y el año de divulgación de la obra, seguidos del símbolo ©. 
 
Los derechos de autor se generan automáticamente al  crear y publicar tu libro, sin necesidad de acudir a ningún organismo a validarlo. El derecho anglosajón utiliza la noción copyright que comprende la parte patrimonial de los derechos de autor, su derecho a copia, a explotar la obra.
Sin embargo,  siempre puede haber un conflicto sobre si tu obra y tus derechos de autor son anteriores a la obra de un tercero. Por eso, hay alguna web especializada en el copyright que ofrece el servicio de depósito del copyright que consiste en ir al notario  y entregarle la obra para que de fe  de su autoría, de su fecha de la creación y de su contenido. Dicha obra depositada en la notaría podrá ser examinada cada vez que haya dudas legales de si alguien ha copiado parte o todo su libro, por ejemplo en caso de un plagio.
 
Finalmente, comentar que  una de las diferencias entre el copyright y los derechos de autor en sentido amplio es que el copyright defiende únicamente los derechos patrimoniales, los de explotación y, en cambio, los derechos de autor recogidos en la Ley de Propiedad Intelectual también protegen los derechos morales de la obra como son si su obra ha de estar divulgada o no, exigir el respeto a la integridad de la obra, retirar la obra por cambio de convicciones ideológicas del autor, etc.
 
copyright-derechos-autor-escritor-libros-printcolor-escritor-imprimir-mi-libro
Publicado el 14 Sep 2018

Escrito por Carles Valls
¿Consideras que han publicado o imprimido tu libro sin tu autorización? ¿Qué han vendido ejemplares de tu libro sin cobrar nada a cambio? ¿Qué han modificado el texto de tu libro sin tu consentimiento? ....
 
mi-libro-derechos-legales-imprimir-libros-printcolor-imprenta
 
Estos son solo algunas de las situaciones que se puede encontrar un autor que vulneran los derechos de propiedad intelectual de su obra.
Por eso, si un autor cree que alguien ha lesionado los derechos de propiedad intelectual de su obra puede acudir a un abogado y defender sus intereses por la vía civil. Así, la infracción de los derechos de la propiedad intelectual es castigada por un Juzgado o Tribunal cuando se ejerciten las acciones civiles a través del procedimiento ordinario.

Con la vía civil, el titular de estos derechos, en este caso el autor del libro, puede instar el cese de aquellas actividades que atenten contra los mismos, por ejemplo, suspender la impresión del libro, retirarlo de las librerías, destruir los ejemplares, etc. 
 
También, por otra parte, el mismo autor puede exigir la oportuna indemnización por los daños causados, tanto económicos como morales.  El importe se calculará teniendo en cuenta las circunstancias en que se produjo la infracción, la gravedad de la lesión producida y el grado de difusión de la obra.  Indicar que la acción para reclamar los daños y perjuicios prescribe a los cinco años desde que el interesado pudo ejercitarla.
 
Por consiguiente, un consejo legal es que antes de imprimir un libro, si no eres el autor, asegúrate de tener todos los derechos de autor de la obra para evitar que su autor, que tiene todo el derecho a defender sus derechos de propiedad intelectual, te lleve a juicio y puedas ser condenado por ello.
 
 
Publicado el 17 Ago 2018

Escrito por Carles Valls
Una de las sorpresas más desagradables que se puede encontrar un autor de una obra es que su contenido haya sido copiado, plagiado. Cualquier obra  desde el momento en que se crea está protegida por los derechos de autor y, por tanto, el autor tendrá que defenderse frente a estos ataques.
plagiar-libro-imprimir-printcolor-escribir
En caso de que se haya producido un plagio, primeramente, el autor ha de reunir todas las pruebas de la autoría de su obra, tener algo que demuestre que es el autor. En el caso de un libro,  puede ser una prueba que dicha obra haya sido inscrita en el Registro de la Propiedad Intelectual.
Por otra parte,  también existen licencias como  Safe Creative (https://www.safecreative.org/) que reconocen el derecho de autor y permiten compartir la obra. Se trata de una plataforma de registro, información y gestión de propiedad intelectual y al registrar una obra nos protege su propiedad intelectual. Su alta básica es gratis.

Seguidamente, es  imprescindible recopilar las pruebas del plagio de tu obra, antes de que desaparezca la evidencia del delito.  Puede ser una copia del libro o si el contenido está en internet existe  una página como la  de Safe Stamper (http://safestamper.com) que te permite certificar el contenido publicado en internet, antes de que el plagiador lo elimine 
 
En el artículo pasado explicábamos cómo proteger la obra Echa un vistazo

Una vez cerciorados de la autoría de nuestra obra y de las pruebas en contra del plagiador, es conveniente, de forma amistosa, ponerse en contacto con éste para avisarle del plagio, pedir explicaciones y, en su caso, que retiren el contenido de la obra, nos indemnizen, etc. 
En caso de no llegar a una solución amistosa y, siempre como última solución, se puede acudir a un proceso penal o civil.  Con la resolución judicial puedes conseguir que el  Juez o Tribunal te reconoza como autor de una obra copiada y, si es así,  solicitar una indemnización  por los daños ocasionados y pedir la retirada de la obra del mercado. Por otra parte, si acudes a la vía penal, al autor condenado por plagio  le pueden llegar a imponer  penas de prisión y multas por vulnerar los derechos de propiedad intelectual, de acuerdo con el Código penal.

 
En conclusión, siempre es positivo que alguien se inspire en tu obra pero sí es una burda copia hay que actuar y defender tus derechos como autor.
 
Publicado el 25 May 2018

Escrito por Carles Valls
escritor-printcolor-iva-libros
 
Unas de las dudas que acostumbra a tener el autor son las relacionadas con el impuesto del IVA.  Por eso, para disiparlas, podemos decir que el autor cuando ofrezca un servicio, por ejemplo, escribir un libro o haya cedido los derechos de autor a un tercero, está exento del IVA. Por tanto, a la hora de facturar no tiene que añadirle el IVA, ni hacer declaraciones de IVA. 
Así, por ejemplo, si un profesor escribe un libro para la universidad, en su factura no tendrá que incluir el IVA por la comisión que reciba de los ingresos del libro. Podrá emitir una factura exenta de IVA en la que tendrá que especificar la exención del impuesto. Además, deberá aplicar en la factura la retención del IRPF (15%).

La Ley del IVA en su artículo 20 nos dice que estarán exentos los servicios profesionales, incluidos aquéllos cuya contraprestación consista en derechos de autor  prestados por artistas plásticos, escritores, colaboradores, literarios, gráficos y fotográficos de periódicos y revistas, compositores musicales, autores de obras teatrales y de argumento, adaptación, guión y diálogos de las obras audiovisuales, traductores y adaptadores. Por tanto, los escritores que ceden sus derechos de autor están exentos de IVA.  

Los requisitos para aplicar esta exención en IVA es que quien percibe los ingresos sean personas físicas, no una sociedad u otra persona jurídica, ya que entonces debería aplicarse el IVA. Y, por otra parte, que los ingresos sean en concepto de cesión de derechos de autor.
 
Sin embargo, no se aplicaría la exención de IVA si el autor no cede la explotación de los derechos, sino que él mismo se ocupa de explotar la obra, de vender sus libros  (por ejemplo, el caso de un autoeditor que vende sus libros en una librería, en su blog, etc.). En este supuesto, los ingresos obtenidos se entienden como rendimientos de actividades económicas, con un tratamiento similar al de un autónomo y  no estarán exentos de IVA a la hora de emitir la factura. 
Por consiguiente, tributarán al tipo impositivo del 4% de IVA los libros que se suministren en cualquier medio de soporte físico, los impresos y encuadernados en papel y los que estén en formato electrónico.

Finalmente, añadir que los autores, siempre que sean personas físicas, están exentos del Impuesto de Actividades Económicas (IAE).
 
Si te gusta, comparte!!
 
Publicado el 06 Abr 2018

Escrito por Carles Valls / Laura Vega
Una de las sorpresas más desagradables que se puede encontrar un autor es que alguien haya copiado su obra sin pedirle permiso o, lo que es más grave, haciéndola pasar como original suya. Cuando se dan estas situaciones, nos encontramos que se ha producido lo que conocemos como un plagio.
 
plagio-libro-copiar-autor-printcolor-imprimir-libros-imprenta
 
El plagio tiene dos características. Por una parte, es la copia total o parcial no autorizada de una obra ajena y, por otra parte, se presenta la copia como obra original propia, suplantando a su autor. 
Por tanto, se comete plagio cuando se divulga, publica y reproduce una obra a nombre de un autor distinto del verdadero. Con estas acciones, se lesionan al autor sus derechos morales  y patrimoniales. Ante estos ataques, el autor que sufre un daño por estas copias ilegítimas, tiene derecho ir a juicio y solicitar un resarcimiento por los perjuicios ocasionados.
 
Si nos centramos en el plagio de textos, es habitual en internet encontrar textos que literalmente han sido copiados, sin hacer ninguna referencia a la fuente citada, ni haber pedido la autorización al autor. 
 
Evidentemente, un tema ya mucho más grave es publicar e imprimir un libro donde el contenido ha sido copiado de otro libro, sin el consentimiento y a veces el conocimiento del autor, que puede reaccionar si se percata de ello para defenderse contra el plagio de su obra.
 
¿Es posible evitar el plagio de un libro?

Totalmente no se puede, pero si que se puede evitar en gran medida. En primer lugar hay que saber que todos los escritores y escritoras tienen derechos de autor sobre su obra desde el momento de la idea (Ver artículo anterior
 
Desde el momento en el que una persona tiene una idea y empieza a escribir su libro, teme que le copien y le asaltan las dudas ¿Cómo evito el plagio?, ¿Cómo demuestro que soy el autor de la obra desde el momento de idea? ....
Sabemos que las ideas no las podemos registrar en el Registro de la Propiedad Intelectual, pero sí se pueden certificar de alguna manera.

La protección de una idea se puede realizar demostrando la relación de propiedad entre el autor/autora y el momento de creación.

Estos son algunos procedimientos para evitar posibles fraudes.
  • Tener testigos, pero ojo, alguno podría copiarte la idea. (A los testigos habría que hacerles firmar un documento de confidencialidad o con un email certificado, esto nos servirá de prueba ante un posible plagio).
  • Enviar por carta certificada a un abogado que hayamos contratado. En el caso de que se produzca un plagio, este documento se abriría en un juzgado,  ojo ya que si se abre antes del juicio, el valor demostrativo de la carta certificada se pierde ya que podrían alegar que lo hemos manipulado, el sobre deberá permanecer cerrado como prueba ante un posible plagio. 
  • También podemos  presentar la idea ante un notario que realizará un protocolo notarial identificando al autor, la fecha en que se lleve a la  notaría y el contenido de la idea u obra presentada.
 
Si te gusta, comparte! 
 
Publicado el 16 Mar 2018

Escrito por Carles Valls / Laura Vega
En principio, el autor tiene derecho a explotar y a reproducir su obra, pero hay una serie de casos en los cuáles se puede reproducir su obra sin el consentimiento del autor. Esto no significa que sea  gratis y no  se haya de abonar una remuneración por su explotación. Por tanto, en determinados casos especiales se puede divulgar una parte o todo el contenido del libro, sin que el autor pueda oponerse. 
 
derecho-de-autor-printcolor-imprenta-de-libros-imprimir-mi-libro
 
La ley establece una serie de limitaciones al derecho exclusivo del creador de explotar su obra y reconoce que en una serie de usos las obras pueden ser reproducidas sin autorización del autor. Las obras ya divulgadas podrán reproducirse sin la autorización del autor en los siguientes casos:
  • Con fines de seguridad pública o para el correcto desarrollo de procedimientos administrativos, judiciales o parlamentarios. Así, en el caso de la vista de un juicio se pueden aportar como pruebas la obra reproducida.
  • La reproducción realizada, en cualquier soporte, sin asistencia de terceros, de obras ya divulgadas, cuando concurran simultáneamente las siguientes circunstancias, constitutivas del límite legal de copia privada: 
  • Que se lleve a cabo por una persona física exclusivamente para su uso privado, no profesional ni empresarial, y sin fines directa ni indirectamente comerciales.  Por ejemplo, que la reproduzca en su casa.
  • Que la reproducción se realice a partir de obras a las que haya accedido legalmente desde una fuente lícita 
  • Que la copia obtenida no sea objeto de una utilización colectiva ni lucrativa, ni de distribución mediante precio.  Por tanto, que no haya ningún cobro por la reproducción de la obra.
  • Los que se realicen en beneficio de personas con discapacidad siempre que los actos de reproducción carezcan de finalidad lucrativa, guarden una relación directa con la discapacidad de que se trate, se lleven a cabo mediante un procedimiento o medio adaptado a la discapacidad y se limiten a lo que esta exige.
Por tanto, el autor que ha imprimido un libro, lo ha publicado y lo vende ha de permitir su reproducción total o parcial del libro en determinadas circunstancias legales.
El contenido de este artículo se basa en la información legal facilitada  por CEDRO, asociación de autores y editores de libros, revistas, periódicos y partituras que gestiona de forma colectiva los derechos de propiedad intelectual derivados de la fotocopia y la copia digital de sus obras.
 
Si te gustó, comparte!!
Publicado el 09 Mar 2018

Escrito por Carles Valls
Gracias a los derechos patrimoniales el autor obtiene un rendimiento económico por la utilización de su obra y consigue unos ingresos de su explotación.
Los derechos patrimoniales o de explotación facultan al autor a decidir sobre el uso de su obra, que no podrá llevarse a cabo sin su autorización, salvo en determinados casos previstos en la Ley de Propiedad Intelectual española.
Los derechos de explotación, que pueden cederse a terceros, son, según la Ley de Propiedad Intelectual, los siguientes:
  • Reproducción: acto de fijación en todo o en parte de la obra en un medio que permita su comunicación y la obtención de copias de toda o parte de ella.
  • Distribución: acto de puesta a disposición del público del original o copias en soporte tangible de la obra  (por ejemplo, ejemplares de libros) mediante su venta, alquiler, préstamo o cualquier otra forma.  También se incluyen las descargas por internet y los pagos por suscripción online.
  • Comunicación pública: acto por el cual una pluralidad de personas (periodistas, etc.) pueda tener acceso a la obra sin previa distribución de ejemplares a cada una de ellas.  Por ejemplo, cuando se entregan copias a los medios de comunicación para promocionar y dar a conocer la obra.
  • Transformación: acto de traducción, adaptación y cualquier otra modificación de una obra en su forma de la que se derive una obra diferente. Por ejemplo, por la traducción de un libro o la adaptación al cine de un libro que requieren la autorización del autor de la obra original.
La ley también reconoce otros derechos de carácter patrimonial como el siguiente:
  • Derecho de compensación por copia privada: la reproducción de obras divulgadas en forma de libros o publicaciones asimiladas, entre otras, realizada mediante aparatos o instrumentos técnicos no tipográficos, exclusivamente para uso privado, no profesional ni empresarial, sin fines directa ni indirectamente comerciales, originará una compensación equitativa y única a favor de los titulares de derechos de estas creaciones.  Un ejemplo sería las fotocopias de libros.
En conclusión, con los derechos patrimoniales el autor saca un beneficio de su trabajo como escritor.
 
 
Publicado el 05 Mar 2018

Escrito por Carles Valls
escritor-printcolor-iva-libros-
 
Unas de las dudas que acostumbra a tener el autor son las relacionadas con el impuesto del IVA.  Por eso, para disiparlas, podemos decir que el autor cuando ofrezca un servicio, por ejemplo, escribir un libro o haya cedido los derechos de autor a un tercero, está exento del IVA. Por tanto, a la hora de facturar no tiene que añadirle el IVA, ni hacer declaraciones de IVA. 
Así, por ejemplo, si un profesor escribe un libro para la universidad, en su factura no tendrá que incluir el IVA por la comisión que reciba de los ingresos del libro. Podrá emitir una factura exenta de IVA en la que tendrá que especificar la exención del impuesto. Además, deberá aplicar en la factura la retención del IRPF (15%).

La Ley del IVA en su artículo 20 nos dice que estarán exentos los servicios profesionales, incluidos aquéllos cuya contraprestación consista en derechos de autor  prestados por artistas plásticos, escritores, colaboradores, literarios, gráficos y fotográficos de periódicos y revistas, compositores musicales, autores de obras teatrales y de argumento, adaptación, guión y diálogos de las obras audiovisuales, traductores y adaptadores. Por tanto, los escritores que ceden sus derechos de autor están exentos de IVA.  

Los requisitos para aplicar esta exención en IVA es que quien percibe los ingresos sean personas físicas, no una sociedad u otra persona jurídica, ya que entonces debería aplicarse el IVA. Y, por otra parte, que los ingresos sean en concepto de cesión de derechos de autor.
 
Sin embargo, no se aplicaría la exención de IVA si el autor no cede la explotación de los derechos, sino que él mismo se ocupa de explotar la obra, de vender sus libros  (por ejemplo, el caso de un autoeditor que vende sus libros en una librería, en su blog, etc.). En este supuesto, los ingresos obtenidos se entienden como rendimientos de actividades económicas, con un tratamiento similar al de un autónomo y  no estarán exentos de IVA a la hora de emitir la factura. 
Por consiguiente, tributarán al tipo impositivo del 4% de IVA los libros que se suministren en cualquier medio de soporte físico, los impresos y encuadernados en papel y los que estén en formato electrónico.

Finalmente, añadir que los autores, siempre que sean personas físicas, están exentos del Impuesto de Actividades Económicas (IAE).
 
Publicado el 28 Feb 2018

Escrito por Carles Valls
Como cualquier ciudadano, el escritor ha de cumplir con sus obligaciones fiscales, aunque puede tener dudas de si ha de presentar la Declaración de Renta declarando los ingresos obtenidos por la venta de sus libros.
 
declaracion-de-la-renta-escritor-imprimir-libros-printcolor-imprenta
 
De acuerdo con la normativa fiscal  “los rendimientos derivados de la elaboración  de obras literarias, artísticas o científicas se consideran como rendimientos del trabajo, siempre que se ceda el derecho a su explotación.” Por tanto, en principio, son ingresos que debería tenerse en cuenta a la hora de confeccionar la renta. 

La misma ley  de la renta indica que si los rendimientos de cualquier trabajo no superan los 22.000 € anuales no hay obligación de realizar la Declaración de Renta. 
Sin embargo, si además de como escritor  tiene otra fuente de ingresos, que  acostumbran a ser  su actividad principal y, por tanto, diferentes pagadores , este límite se situaría en 12.000 euros. A partir de dicha cantidad de ingresos, tendría que presentar la Declaración de Renta. 
 
¿Los escritores han de pagar el IVA?
 
En principio,  el escritor no ha de  pagar el IVA, ya que dentro de las actividades profesionales exentas de pagar el IVA encontramos las actividades literarias o, más concretamente, las sujetas a derechos de autor. Por consiguiente,  están exentas a abonar el IVA en la factura.
Añadir también que  el porcentaje de IRPF que debe aplicar es actualmente del 19%, aunque puede subir el tipo de gravamen si se encuentra en un tramo superior de ingresos.

 
En conclusión, si el escritor triunfa vendiendo libros,  la Agencia Tributaría se llevará una parte del pastel de los beneficios.
 
Si te gustó, comparte!!
 
Publicado el 21 Feb 2018

Escrito por Carles Valls / Laura Vega
Leer la obra de algunos autores es gratis y legal, siempre que sean obras de dominio público. Las obras de dominio público son aquellas que pasado un período de tiempo ya no están protegidas por los derechos de autor. (Ver articúlo anterior
 
libros-derechos-de-autor-printcolor-imprenta-de-libros
 
La web de la Biblioteca Nacional de España ofrece información sobre autores españoles cuyas obras se encuentran en su Biblioteca y están en dominio público, por lo que pueden ser editadas, reproducidas o difundidas públicamente. 
 
La página web ofrece una lista de autores españoles con obras en el catálogo de la Biblioteca Nacional de España, fallecidos entre 1900 y 1936.  Señalar que las obras de Unamuno, Valle-Inclán, Lorca y otros 374 autores españoles ya han pasado a dominio público en el año 2017.
 
En el caso de España, los derechos de explotación de una obra subsisten 70 años después de la muerte del autor y se computan desde el 1 de enero del año siguiente al de la muerte. No obstante, el plazo es de 80 años para los autores fallecidos antes del 7 de diciembre de 1987. Una vez transcurrido el citado plazo, las obras pasan a dominio público. Así, cualquier interesado puede leerla, imprimirla y divulgarla.
 
Por consiguiente, aquellos lectores que quieran imprimir dichas obras de estos autores pueden hacerlo de forma legal, ya que estas obras al ser de dominio público la imprenta puede realizar la impresión de los ejemplares.  
 
 
 
 
Si te gustó, comparte!!! 
Publicado el 14 Feb 2018

Escrito por Carles Valls / Laura Vega
Debemos conocer bien al editor al que encargamos nuestro trabajo ya que no hay un modo sencillo de controlar las tiradas de impresión de los libros, ni las liquidaciones de beneficios. 
Por ello es muy importante saber en quien confías y por supuesto leer siempre muy bien lo que se firma ya que luego puede provocar malentendidos.
 
contrato-editorial-escritor-editor-imprimir-libros-printcolor-imprenta
 
Cuando el autor de un libro cede al editor el derecho de reproducir su obra y de distribuirla a cambio de una compensación económica. El editor tiene unas obligaciones con el autor.
 
Las obligaciones del editor se pueden sintetizar en las siguientes: Según el artículo  64 de la Ley de Propiedad intelectual:
  • Reproducción de la obra.
  • Sometimiento de pruebas al autor.
  • Distribución de la obra.
  • Asegurar una explotación continuada
  • Satisfacer la remuneración pactada.
  • Restituir al autor del original de la obra.
  • La reproducción implica la fijación de la obra a un medio que permita su comunicación y la obtención de copias de toda o parte de la obra, en este caso,  imprimiendo libros de la obra.
  • El editor tiene la obligación de someter las pruebas de la tirada al autor.
  • El editor resulta obligado a proceder a la distribución de la obra en el plazo y condiciones estipulados.
  • Es obligación del editor asegurar  al autor una explotación continua de la obra y una difusión comercial a los usos habituales en el sector profesional de la edición. 
Se establece también la obligación para el editor de satisfacer al autor la remuneración estipulada. La remuneración dependiendo de los casos, puede ser a tanto alzado o proporcional a los ingresos obtenidos de la explotación de la obra.

El editor tiene la obligación de restituir al autor el original de la obra objeto de la edición, una vez finalizadas las operaciones de impresión y tirada de la misma.
 
Si te gusto comparte!! 


Página anterior   
1 | 2
   Página siguiente
ATENCIÓN
AL CLIENTE
93 580 81 32
De Lunes a Viernes de 9:00h a 18:00h
+34 600 401 095
De Lunes a Viernes de 9:00h a 18:00h