¿Tienes dudas?
Tel. 93 580 81 32
De Lunes a Viernes de 9:00h a 17:00h
Programa una llamada telefónica
Programa una llamada con uno de nuestros expertos
Inicio
Carrito
Vacio

Manuel Dorado, el escritor 4.0

Casos de éxito
Fecha de publicación 04/08/2019
Publicado por  Manuel Dorado
“Hasta hace poco tiempo, en mis entrevistas solía hablar de mí como el autor 2.0. Suena interesante: 2.0…, muy tecnológico. El término se usa habitualmente para referirse a los escritores independientes, “indies”, que se autoeditan y que además utilizan Internet como plataforma para llegar al público. Yo he ido un poco más allá. El autor 2.0 está superado. Digamos que yo voy ya por el 4.0, por lo menos.
 
¿De dónde sale el 4.0? Para conseguir que mi primera novela, El Efecto Midas, llegase a los lectores, he seguido todos los pasos de la edición profesional:
 
El escritor.
Lo primero que hay que hacer para publicar un libro es escribir el libro, claro, y escribirlo bien. Para eso me formé durante años en talleres literarios y escuelas de escritores. Con esto aprendí y conseguí numerosos premios y que mis relatos se publicasen en antologías y revistas.

 
Escritor y editor.
Si bien he conseguido publicar relatos de literatura artística, no ha ocurrido igual con mis novelas de género. Podría contar el periplo editorial de los escritores de género que no son conocidos. En literatura artística todavía hay editoriales que arriesgan por voces nuevas (desde aquí aplaudo a esos editores valientes que nos publican, pequeñas ediciones, antologías de varios autores, público pequeño en general, pero al menos se publica). Pero en literatura de género (y El Efecto Midas es una novela de género, de aventuras e intriga) esto no es así. Las grandes editoriales de género no pueden publicar ya a autores desconocidos. Esa puerta se cerró hace años con la crisis de contenidos digitales, es un hecho. Así que, después de años, un día llegué a la conclusión de que a esta novela, que yo considero buena y muchos lectores también, le quedaba solo un camino: la edición independiente.
 
Para ello, emulé uno por uno los pasos de las editoriales serias: contraté a una correctora profesional, maqueté, diseñé la cubierta, contraté con Printcolor los servicios de imprenta, las gestiones editoriales y la salida en Amazon, diseñé la promoción y los anuncios con publicistas, organicé eventos de presentación del libro, contacté con críticos, blogeros, booktubers, reseñistas…
 
El autor 2.0 hace toda la labor que normalmente haría una editorial.
Hasta aquí casi lo normal para cualquier autor independiente. ¿Cómo sigue la historia una vez que la novela ya está en el mercado? Un día, El Efecto Midas empieza a venderse bien y Amazon decide venderla por sí misma. Eso es una noticia magnífica, pero hay que abastecer a Amazon de ejemplares para que los venda. Hay que distribuir. Claro que, bien, ninguna distribuidora trabaja con autores independientes. Total, me hago distribuidor.
 
3.0 Escritor, editor y distribuidor
Lo que viene ahora es una historia de almacenes gigantescos como estadios, avenidas desoladas de polígonos industriales al anochecer, cajas de libros que no alcanzan su destino, albaranes, códigos de barras de pedidos, contenedores logísticos de madrugada. La aventura es extensa en peripecias, pero se puede resumir en que la primera tirada de libros se agota en la imprenta y yo soy el que tiene que suministrar. Consigo una carretilla y me doy de alta como proveedor de Amazon. Tengo las cajas con los ejemplares y decido llevarlas yo mismo al almacén central. Cuando llego al lugar (se trata de un centro logístico del tamaño de cuatro estadios de fútbol), los camioneros hacen cola con sus Trailers, todos vestidos con chalecos de amarillo fosforito, y me dicen: “Tu así no entras, hace falta furgoneta, camión o vehículo industrial, chaleco amarillo y botas con puntera reforzada de acero”. ¿Botas… con puntera…? Me sentí un poco Mr. Bean.
No, no conseguí entrar. Tuve que pagar a una empresa de transportes que estaba en frente para que cruzara la acera con mis cajas y mi carretilla y las metiese en el centro logístico. Perdí dinero por aquellas dos cajas de libros. A esto de trabajar y perder dinero por el trabajo hay quien lo llama “trabajar para el diablo”, y eso me ocurrió a mí. Pero no me arrepiento.
 
Al final he terminado resolviendo lo del transporte con una empresa de mensajería y mi carretilla; y a Amazon le estoy agradecido, porque me ha facilitado y me sigue facilitando salir al mundo con mis libros, a pesar de la chanza aquella de intentar colarme en unos almacenes logísticos con dos cajas; berenjenal en el que me metí yo solito.
 
Después de mis aventuras con la carretilla, que sigo utilizando para llevar cajas de libros a las librerías, se puede decir que me he hecho editor, distribuidor, transportista y carretillero y he llegado a vender mi alma al diablo para que El Efecto Midas llegue a los lectores.
 
4.0 Escritor, editor, distribuidor y transportista carretillero free style. Eso es lo que soy.
También podría hablar de mi actividad como monologuista en microcabarets literarios para presentar el libro, pero eso ya sería adentrarnos en el 5.0 y más allá, y no es cuestión de seguir poniendo dígitos, que yo, en realidad, me hice escritor por las letras, no por los números.”
 
Manuel Dorado, marzo de 2017
 

661
¿Tienes dudas?
Tel. 93 580 81 32
De Lunes a Viernes de 9:00h a 17:00h
Programa una llamada telefónica
Programa una llamada con uno de nuestros expertos